jueves, 1 de octubre de 2015

Nada que celebrar

Hoy 1 de octubre se celebra en mi país el Día del Periodista, pero cada vez hay menos razones para celebrar. Para nadie es un secreto que en el Perú, estamos viviendo el peor momento de la historia del periodismo nacional.
La razón básica es porque la mayoría de los medios en este país han renunciado a su misión principal de informar, de dar a conocer la verdad en cambio lo que hacen es escandalizar con noticias sangrientas o faranduleras o inflar hasta el cansancio supuestas noticias, que en realidad lo que esconden son intereses que buscan desestabilizar para pescar en río revuelto.
Las malas prácticas aprendidas durante el período de nuestra historia llamada el "fujimontesinismo", lamentablemente no solo no se erradicaron, sino que parecen haberse quedado para siempre, solo que ahora ya no lo hacen por el incentivo de los dólares entregados en bolsas de papel, sino por sus propios intereses,
El hecho de que un solo grupo de comunicación, se haya hecho con la mayor parte de la prensa escrita nacional, termina de empeorar la situación, basta leer los medios de este grupo para ver cómo las portadas, las noticias y las columnas de opinión se repiten con pequeñas excepciones.
Es increíble ver además la impunidad con la que trabajan algunos medios lanzando primeras planas con informaciones que no son ciertas y luego ni siquiera se preocupan en rectificar y si lo hacen, es un espacio reducidísimo que no ve nadie.
Finalmente la gota que ha derramado el vaso en estos días ha sido el despido o renuncia, de cierta periodista que admitió haber pagado un "peaje" para poder entrevistar a una fuente que le había ofrecido información muy candente.
Lejos de aceptar su error, la periodista se victimizó, y algunos le dieron todo el espacio para que ella se explaye contando su versión. Lo más lamentable de esto es que mucha gente le creyó, y poco faltó para que alguien la nombre "mártir del periodismo nacional", a pesar de las contradicciones cada vez más evidentes en las que cae con sus declaraciones.
¿Realmente todo está tan mal en el periodismo nacional?
Felizmente parece haber alguna esperanza. Justo a raíz de este lamentable hecho, mucha gente se pronunció y se han visto reflexiones realmente interesantes sobre lo que significa ser periodista como el de Raúl Tola, Eduardo D'Argent, José Alejandro Godoy, Rosa María Palacios, Víctor Caballero (Curwen), Luis Davelouis y hasta Beto Ortiz quien últimamente está bastante desacertado tuvo un momento de lucidez al escribir estos principios.
Existe también un nuevo periodismo, que parece que reemplazará al periodismo tradicional y que poco a poco está ocupando nuevos espacios, generalmente on line, y al que la gente acude cada vez más información, porque sabe que los medios tradicionales se las están escatimando.
Alguna de la gente que trabaja en internet, llamados despectivamente "blogueros" por alguna despistada conductora de televisión, son quienes ahora informan, explican y orientan a los lectores hoy día, y parecen ser los llamados a fundar ese nuevo periodismo del que tanto necesitamos los peruanos.
Ojalá no se tarden mucho no más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada